2017 - Volume 65

April
January

2016 - Volume 64

October
July
April
January

2015 - Volume 63

October
July
April
January
Home arrow Archives Index arrow October 1998 arrow October 1998 - Spanish
October 1998 - Spanish PDF Print E-mail


The International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis
Volume 46, Number 4 - October 1998 - Spanish

 

Respuesta a procedimientos hipn—ticos directos e indirectos. El papel de la resistancia como una variable predictora.
Gary Groth-Marnat y Kaye Mitchell

La investigaci—n emp’rica que ha intentado demostrar que las sugestiones hipn—ticas expresadas indirectamente producen una mayor respuesta que los enfoques directos, por lo general no ha mostrado ninguna diferencia en escalas formales de hipnotizabilidad. Empero, la investigaci—n emp’rica en ‡reas conexas y observaciones cl’nicas sugieren que la resistencia del cliente puede ser una variable moderadora crucial. Espec’ficamente, ser’a de esperar que los participantes con una resistencia elevada responder’an mejor a enfoques indirectos, y que aquellos con bajos niveles de resistencia responder’an mejor a procedimientos hipn—ticos directos. Para probar esta hip—tesis, administramos a los participantes una prueba de respuesta hipn—tica que usa sugestiones directas (la Harvard Group Scale of Hypnotic Susceptibility, o Escala Grupal de Susceptibilidad Hipn—tica de Harvard) o una escala indirecta comparable (la Alman Wexler Indirect Hypnotic Susceptibility Scale o Escala Indirecta de Susceptibilidad Hipn—tica Alman Wexler), seguidas por una medida de resistencia (la Therapeutic Reactance Scale o Escala de Reactancia Terapeœtica). No se confirm— la hip—tesis ya que no hubo diferencia en puntuaci—n en las medidas de hipnotizabilidad directa o indirecta en funci—n de mayor o menor reactancia/resistencia

 

Comunicaci—n infantil y desarrollo de la respuesta hipn—tica
Brian Vandenberg

La investigaci—n sobre el desarrollo de la respuesta hipn—tica indica que surge, ex nihilo, despus de los tres a–os. Las medidas usadas para evaluar la respuesta hipn—tica se basan en instrucciones verbales complejas, por lo que excluyen investigaciones durante la edad infantil. Sin embargo, la investigaci—n reciente de la infancia sugiere que la ontognesis de la respuesta hipn—tica probablemente se encuentra en capacidades humanas fundamentales que surgen en las primeras semanas y meses de vida. Este art’culo tiene tres fines: Demostrar que los infantes poseen capacidades an‡logas, en un plano no verbal de comunicaci—n, a las capacidades que requiere la hipnosis; identificar situaciones en la infancia an‡logas al contexto hipn—tico; y examinar en la infancia atributos disposicionales y de relaci—n social que puedan explicar posteriores diferencias individuales en la respuesta hipn—tica.

 

Proceso primario, sue–os hipn—ticos y el observador oculto: Hipnosis versus imaginaci—n alerta
Cornelia Mare Pinnell, Steven Jay Lynn, y James P. Pinnell

Investigaci—n previa (Mare, Lynn, Kvaal, Segal, & Sivec, 1994) indic— que participantes muy hipnotizables reportaban m‡s proceso primario en sus sue–os hipn—ticos que participantes bajos en hipnotizabilidad instruidos para fingir hipnosis, pero no se encontraron diferencias en proceso primario en relaci—n a instrucciones de que una "parte oculta" del participante podr’a describir el sue–o hipn—tico. La investigaci—n actual replic— y extendi— estos hallazgos, al mostrar que participantes muy hipnotizables (N=20) que hab’an pasado la sugesti—n del sue–o manifestaron m‡s proceso primario en sus sue–os que participantes muy hipnotizables a quienes se pidi— que permanecieran alertas y tuvieran pensamientos e im‡genes relacionados con las sugestiones (N=20). Como en la investigaci—n previa, no hubo diferencias en proceso primario cuando se dieron sugestiones de observador oculto (hidden observer). La frecuencia de sue–os (87% en hipnosis vs. 96% en imaginaci—n) y respuestas de observador oculto (100% en ambos grupos) fue equivalente en los procedimientos con y sin hipnosis. Los resultados proporcionan un apoyo condicional al modelo psicoanal’tico de hipnosis (Nash, 1991), en el que se observaron diferencias en proceso primario en relaci—n a la sugesti—n del sue–o pero no en la sugesti—n del observador oculto.

 

Un nuevo vistazo a la relaci—n entre la imaginaci—n y la hipnotizabilidad
Manuela M Kogon, Paul Jaisukaitis, Annamaria Berardi, Malkeet Gupta, Stephen M Kosslyn, y David Spiegel

El objetivo de este estudio fue correlacionar pruebas que utilizan im‡genes generadas por computadora, una prueba de auto-registro de habilidad para usar im‡genes, e hipnotizabilidad. Hipotetizamos que las pruebas que utilizan im‡genes generadas por computadora ser’an un mejor predictor de la hipnotizabilidad que la prueba de auto-registro. Evaluamos la hipnotizabilidad de 43 participantes con el Perfil de Inducci—n Hipn—tica (Hypnotic Induction Profile) y la Escala de Susceptibilidad Hipn—tica de Stanford (Stanford Hypnotic Susceptibility Scale) (WHICH STANFORD SCALE? THERE ARE THREE AT LEAST!). Evaluamos la capacidad para utilizar im‡genes con el Cuestionario de Intensidad de Im‡genes Visuales (Visual Vividness Imagery Questionnaire; VVIQ) y con pruebas que utilizan im‡genes generadas por computadora que miden la capacidad para generar, mantener y transformar im‡genes. Aunque no hubo una correlaci—n entre el VVIQ y la hipnotizabilidad, en comparaci—n a participantes m‡s hipnotizables, los participantes menos hipnotizables cometieron el doble de errores en pruebas espaciales de imaginaci—n aunque la diferencia no fue estad’sticamente significativa. Las relaciones entre el desempe–o hipn—tico, la hipnotizabilidad y las funciones de la imaginaci—n son complejas.

 
trymax